viernes, 8 de octubre de 2010

El estudio de caso



Animales domesticados en mesoamérica.


Alimentación de los antiguos mexicanos.
La manutención se basó en la agricultura: maíz, frijol, calabaza, chile, cacao, muchos frutos y granos, como productos principales. La dieta se completa con algunos animales domésticos, perro cebado, patos, guajolotes y miel de abeja, aparte de productos naturales provenientes de la caza, la pesca y la recolección. La preparación de alimentos tiene refinamientos que deleitaban al paladar indígena. El maíz molido en el metate, cocido con ceniza y cal (nixtamal), logra las tortillas aún básicas en la dieta mexicana. Además hay tamales y varias otras formas de comerlo y aun beberlo. Característica es la chía, usada como bebida, y que también servía para dar lustre a las pinturas. Los hombres trabajaban el campo, siendo la coa el implemento general. Las técnicas agrícolas incluyen irrigación de varios tipos, uso de fertilizantes, chinampas, terrazas para cultivo, aprovechamiento de las riberas de los ríos y, a veces, siembran en pequeños agujeros excavados en la roca. También se plantaba maguey para obtener aguamiel y pulque, arrope y papel. Otros cultivos de gran importancia son el algodón y el tabaco.
Fuente informativa: http://html.rincondelvago.com/mesoamerica.html
Etimología
El vocablo xoloitzcuintle
, xoloescuintle,proviene del náhuatl xólotl e itzcuintli, perro.[] El término xolotl conlleva varios significados, pero todos relacionados a la misma raíz etimológica. Xólotl en sí es el dios azteca de la vida y la muerte, que comúnmente era asociado con figuras monstruosas, también significando el término "monstruo". El Xoloitzcuintle también es llamado perro pelón mexicano o perro azteca. Este perro, natural de México, es una raza muy antigua, originándose, según algunos cálculos, hace más de tres mil años.[2] En la Mitología azteca, se creía que los xoloitzcuintles acompañaban a las almas de los difuntos cuando viajaban al Mictlán, el inframundo, por lo que eran sacrificados y enterrados junto con los muertos a los que debía guiar. Hay leyendas que hablan de que Xolotl le dio el xoloitzcuintle como regalo al Hombre, habiéndolo fabricado de una astilla del Hueso de la Vida, el hueso del que toda vida fue creada. Debido a esto era considerado sagrado por los aztecas, manifestándose esta adoración en muchas representaciones esculturales y pictográficas. Algunas culturas precolombinas adoptaron este perro, otras prefirieron consumir su carne como platillo. Después de la colonización europea, estuvo muy cerca de desaparecer, siendo rescatado de la extinción por la apreciación hacia este perro de los miembros de la FCM, la cual inició un programa de registro y reproducción el 1 de mayo de 1956. A pesar de que fue exhibido en las competiciones de belleza canina, en los Estados Unidos desde 1883, y aceptado en las federaciones más respetadas, no logró gran aceptación popular. A mediados del siglo XX su popularidad en México tuvo un renacer, llegando a ser admitido en muchas federaciones caninas mexicanas. Fuente informativa: http://es.wikipedia.org/wiki/Xoloitzcuintle



El guajolote.
Guajolote es una palabra procedente del náhuatl hueyxólotl...huey en náhuatl significa grande y xólotl es gemelo. Entonces el hueyxólotl, el guajolote, es el gemelo grande. ¿Y por qué se le llama así? Porque los aztecas creían que su dios Quetzalcóatl, -la serpiente emplumada- tenía un gemelo.
Una de las responsabilidades que tenían los dioses en un momento dado era convertirse en cuerpos celestes y xólotl, para escapar de sus responsabilidades se convirtió en Guajolote, por eso, cuando una persona evade sus responsabilidades, se dice que "se está haciendo guajolote".





































1 comentario:

  1. Profesora Carmen:

    Con estos contenidos, sus alumnos de primer grado avanzan en la elaboración de los proyectos trabajados en equipos.

    Con esta opción de consulta, se ofrece a los alumnos y padres de familia, una herramienta para evitar el rezago en las asignaturas que Usted les imparte.

    Felicidades, por su entusiasmo y actualización profesional.

    Miguel Armenta Rendón.

    ResponderEliminar